Seleccionar página

Coaching Personal

¿Qué es el Coaching Personal?

Pareciera que, hoy en día, todo el mundo estuviera hablando del coaching personal. Cada vez surgen más libros, videos, cursos, profesionales y aficionados que tratan el tema. Pues bien: es una disciplina que se enfoca sobre las relaciones humanas, tanto de las personas entre sí como consigo mismas.

No importa cuál sean tus creencias, tu pasado, tu presente: el coaching personal se basa en la creencia de que TODAS las personas, sin importar sus características ni personalidad, pueden ser cada día un poco mejores hasta alcanzar su máximo potencial. Es por eso que aquí existen dos palabras claves: AUTO-REALIZACIÓN y AUTO-SUPERACIÓN.

¿Qué no es el Coaching Personal?

No es una terapia psicológica, no es un tratamiento médico, no es una religión, no es una rama del movimiento new age, no tiene nada que ver con las sectas. Tampoco es charlatanería ni una pseudo-ciencia.

Es una disciplina relativamente nueva que viene de los “coach” de fútbol americano y que derivó al campo personal, profesional, de empresas, etc

Lo más importante, es que hoy está aquí para ayudarnos a ser mucho mejores de lo que somos, derribando todas nuestras barreras, superando nuestros límites y ampliando las expectativas de lo que queremos para nuestra vida. Actualmente, en un mundo que nos pone todo al alcance de la mano por medio de la publicidad, contamos con una disciplina que nos dice que no nos hace falta nada más que lo que ya tenemos dentro de nosotros.

Muchas veces la gente se siente atrapada en la telaraña de su propia vida: no sabe hacia dónde escapar ni adónde ir. Entonces aparece la figura del coach personal, un experto que te ayuda a clarificar tus metas, en todos los ámbitos de tu vida: el trabajo, la carrera, la familia, los amigos, las experiencias vitales, el dinero, el conocimiento, etc.

Una vez que juntos logran establecer cuáles son los objetivos, emprenden codo a codo el camino para lograrlos. Para eso, existe una gran cantidad de técnicas extraídas desde distintos ámbitos (psicología, neurociencias, educación emocional, medicina, etc.) que el coach irá utilizando de acuerdo con las necesidades de cada momento.

¿Cómo son las sesiones?

El coaching personal es perfecto para quienes desean lograr cambios profundos en sus vidas, siempre positivos y en lo posible, permanentes. Para esto, el coach no solo te brinda técnicas y estrategias para el cambio, sino que también te ayuda a descubrir tus propias armas. Pues el coaching es una disciplina que confía en las propias capacidades de las personas, y sus seguidores SABEN que TODO EL MUNDO tiene algo bueno para dar.

El coach es mucho más que un entrenador: es un amigo, alguien que realmente cree en ti y que desea de corazón que logres todas tus aspiraciones personales.

Durante el proceso de entrenamiento continuo, será tu asesor y compañero pero también una guía en momentos difíciles, un consejero ante las dificultades, quien te felicite por cada logro por pequeño que sea.

Así, es FUNDAMENTAL (hasta vital, podríamos decir) que tanto el coach como quien recibe la sesión confíen el uno en el otro. Pues el “coachee” )persona que recibe las sesiones de coaching) no solo deberá compartir sus pensamientos, sentimientos y hábitos con su coach, sino que también este deberá estar dispuesto a mejorar cada día sus propias prácticas y adaptarse a las necesidades del otro.

No creas que esto del coaching personal es simplemente hablar y que, después de un par de charlas motivadora, no vas a lograr nada concreto. Esta disciplina ya ha ayudado y sigue ayudando hoy a MILES de individuos en todo el mundo a cambiar sus vidas en aspectos puntuales.

¿Qué resultados puedes lograr?

Algunos ejemplos de lo que el coaching personal puede lograr:

  • Alcanzar metas económicas.
  • Lograr tener relaciones más armoniosas.
  • Perder el miedo a realizar tus sueños.
  • Bajar de peso y conseguir una figura atractiva.
  • Dejar de fumar, de beber, de consumir fármacos.
  • Encarar un emprendimiento laboral propio.
  • Administrar mejor el propio tiempo.
  • Ganar amigos y admiradores.
  • Superar un divorcio o separación.
  • Cultivar una rica vida interior.
  • Ser una persona que influencie a los demás con sus opiniones.
  • Lograr mayor apertura mental.
  • Dejar de ser víctima de situaciones dañinas y salir de ciertos círculos viciosos.

Te quedaste sorprendido/a ¿verdad? ¿Cómo una sola disciplina puede lograr tantas cosas? (Y solo hemos dado unos cuantos ejemplos).

La razón es porque utiliza un recurso invaluable, tus propios recursos internos. Todo se reduce a explotar al máximo lo que tienes dentro de tí, tu bagaje de personalidad, emociones, sentimientos, sensaciones, conocimientos.

Las herramientas las tienes a mano, ahí donde menos lo piensas y el coach te ayuda a utilizarlas de forma eficiente. La clave está en aplicar las técnicas adecuadas y ser paciente para caminar por la ruta paso a paso, hasta llegar a la meta.

¿Es el coach un motivador?

Es importante tener en cuenta que, si bien el coach procura siempre dar aliento al coachee, es el cochee quien debe tener primero la motivación para querer desarrollarse al máximo.

Si la persona no está convencida de que PUEDE SER MÁS FELIZ y alcanzar aquello que siempre soñó ¡de nada sirve el entrenamiento! Claro que el coach será quien la ampare en las situaciones difíciles con un brazo amigo, consejos, herramientas… pero es solo un acompañamiento.

La decisión fundamental de querer mejorar y cambiar, es de cada uno. Eso sí: el coach es un experto que sabe cómo encauzar la motivación de su alumno para que sea su capital de trabajo: lo que lo lleve a querer avanzar en la vida. Luego, juntos diseñan un plan de acción para concretar las metas deseadas.

Para asegurarte de que obtenienes resultados hay que en cuenta varias cosas: en primer lugar, que el coaching personal es un entrenamiento que necesita paciencia. Los cambios no se verán de un día para el otro.

Es por eso que la(s) primera(s) sesión(es) se definan bien los objetivos, delimitar qué conviene hacer y qué no, como así también contar con planes B en caso de que el plan A falle o no pueda llevarse a cabo (todo esto evoluciona a través de las sesiones).

Las personas y su contexto van cambiando; así, es posible que una meta planteada al principio, después de un tiempo ya no resulte relevante.

En ese caso lo mejor es sentarse a hablar y establecer nuevos objetivos, más acordes con lo que la persona esté viviendo en ese momento.

¿A quién va dirigido?

Si bien es cierto que cualquier persona puede obtener beneficios gracias al coaching personal, veamos un listado de algunas posibilidades a partir de algunas situaciones personales:

Personas enfocadas en sus metas económicas.
Personas que quieren alcanzar metas personales más rápido.
Personas que requieren orientación para elegir su carrera o puesto laboral.
Individuos que buscan sentirse más contentos cotidianamente y más a gusto consigo mismos.
Artistas que desean ser más creativos.
Profesionales que desean ampliar sus horizontes.
Empresarios que demandan una mayor productividad propia y en su compañía.
Empleados que buscan ascender de puesto.
Personal de relaciones públicas que buscan hacer contactos y estrechar los lazos que ya poseen.
Aquellos que están atravesando etapas vitales de cambio como adolescencia, embarazo, maternidad, andropausia, menopausia, la jubilación, un divorcio, casamiento, mudanzas, etc.
Personas con enfermedades crónicas que necesitan aprender a vivir con su condición.
Quienes están pasando por procesos de duelo por fallecimiento de seres queridos, la mudanza de los hijos del seno familiar, etc.

¿Cuánto tiempo dura el coaching?

Para que puedas ver cambios claros en tu vida y en tu entorno, aproximadamente, un proceso de coaching personal dura entre 8 y 32 sesiones de 1 hora a la semana.

Los tiempos se acuerdan según las necesidades de la persona; lo mejor es que el coach y el coachee establezcan los plazos después de haber planteado las metas a conseguir.

Es importante ser paciente y trabajar cada día para que puedas sacar lo mejor que llevas dentro. Date cuenta de que es muy probable que lleves algo de tiempo creando lo contrario de lo que realmente deseas obtener y por ello hay que darle tiempo.

El resultado vale la pena.

¿Cuáles son los beneficios?

Entre los beneficios directos están: un mayor autoconocimiento, menor inclinación a auto-sabotearte, incremento de la confianza en uno mismo, más autoestima, mejor gestión del tiempo de cada día, entrenamiento en el establecimiento de prioridades, capacidad de autoescucha, mayor resiliencia, equilibrio entre ámbitos vitales (trabajo, estudio, afectos, etc.), una comunicación más fluida con los otros y una buena capacidad de concreción de metas.

Como puedes ver, las bondades del coaching personal son muy amplias.

En suma, se trata de conseguir una vida más plena y feliz algo que todos, sin excepción, queremos para nosotros y nuestros seres queridos.

Decía Shakespeare, el gran escritor británico: “Deberás cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar a que te traigan rosas”.

Pues bien, eso es lo que hace el coaching personal. Y tú ¿te animas a experimentar sus beneficios?

Envíame un mensaje para ver si el coaching es para ti